Conectar |  ¡Regístrate!
Menú
Pueblo pescador

Ver Pueblo pescador en un mapa más grande
UNIPESCA
Noticias por temas
Mapa de los problemas de los ríos españoles

Ver Problemas en los ríos en un mapa más grande

Al día con UNIPESCA
Recortes de prensa : La lucha contra la plaga del camalote ya ha costado 8,5 millones
el 12/3/2007 15:00:00
Recortes de prensa

Acaban de aprobar otra inversión de seis millones más y la contratación de cien nuevos trabajadores en breve. La Confederación lleva extraídas 200.000 toneladas del Guadiana, para lo que diseñó máquinas especiales.

Noticias relacionadas : «Es la primera vez que se realiza una operación como ésta en España»


La lucha contra la plaga amazónica del camalote, que llegó a cubrir más de 75 kilómetros del río Guadiana, ya ha costado a la Confederación Hidrográfica y al Ministerio de Medio Ambiente 8,5 millones de euros, a los que se sumarán los seis millones adicionales que acaba de aprobar el Estado para evitar que la situación vuelva a descontrolarse.

Porque la situación actual se define como «controlada», según explica con prudencia el ingeniero de la Confederación que ha coordinado los esfuerzos contra la plaga, Nicolás Cifuentes.

A pesar del éxito de haber devuelto el río a su apariencia normal tras extraer más de 200.000 toneladas de camalote, Cifuentes no se deja llevar por la euforia, sobre todo teniendo en cuenta que el aumento de las temperaturas está generando pequeños rebrotes en plantas sueltas que están detectando las patrullas de vigilancia.

«Está controlado, pero esto es como los incendios, cuando se dicen que están ya controlados y de repente se reproducen de nuevo», explica Nicolás Cifuentes, que ostenta la doble jefatura de los servicios Forestal y Agronómico.

Cien personas más En previsión de un rebrote inesperado, está prevista la contratación en breve de cien personas más para trabajar en el control y recogida del camalote, que se unirán a las 40 que llevan trabajado desde el invierno en tres zonas: en el tramo de Valdetorres, donde se siguen extrayendo plantas del también llamado jacinto de agua; en el tramo comprendido hasta la presa de Montijo, donde se vigila y se retiran todos los brotes que se detectan desde barcas y personal de tierra; y en el resto del río a partir de la presa, donde todavía apenas se han detectado plantas, excepto algunos ejemplares arrastrados por la corriente, y donde la tarea consiste principalmente en una exhaustiva vigilancia.

En total, se juntarán unas 150 personas en el río para mantener bajo control al camalote, pero la cifra podría aumentar según las necesidades. La cifra no parece excesiva si se recuerda que, en los momentos más duros de la plaga, llegaron a trabajar más de 500 personas en la extracción de la planta del Guadiana.

En el caso de que el rebrote del camalote no se produzca en la medida prevista, y no se necesite tanto personal para sacar plantas del río, parte de los trabajadores se destinará a la retirada de basuras del cauce, en la que ya se viene trabajando en los últimos meses.

Hasta ayer, y según datos del capataz que coordina los trabajos, Tomás Mercado, ya se han retirado cerca de 2.000 toneladas de basura sólo de las orillas.

Imaginación ciudadana Además del importante esfuerzo que se hizo para contratar personal, la Confederación Hidrográfica se lanzó a la investigación por la necesidad de crear maquinaria e instrumentos adaptados a la especial lucha contra el camalote en el agua.

Para ello contaron también con la imaginación de los ciudadanos, muchos de los cuales se acercaron a sus oficinas ofreciendo todo tipo de inventos para facilitar las tareas de extracción de la planta, destaca Nicolás Cifuentes.

A una grúa, por ejemplo, le adaptaron unos cazos a modo de boca capaz de sacar una tonelada de camalote en cada 'bocado'.

Aunque adquirieron embarcaciones de todo tipo, algunas de ellas también fueron adaptadas a las circunstancias. Desde ellas, y con unas redes, crearon un sistema que conseguía sacar más camalote que unas máquinas extractoras específicas para esta planta que fabrican en Estados Unidos y que no se adquirieron debido a su elevado coste. Cifuentes denomina medio en broma a este sistema el 'sistema español' contra el camalote, que está demostrando una gran eficacia a precios más baratos que otros experimentados hasta el momento.

La última, la educación A todas las medidas de vigilancia y extracción se ha añadido hace unas semanas otra, que fue propuesta y defendida con insistencia por el grupo de investigación de la Universidad de Extremadura: la educación.

Esta medida incluye la colocación de carteles informativos a lo largo del cauce, distribución de folletos explicativos entre asociaciones de pescadores y de náutica, y la impartición de charlas en los centros educativos de la región.

Diario Hoy


«Es la primera vez que se realiza una operación como ésta en España»

Nicolás Cifuentes recuerda estos días los malos momentos, cuando parecía que el camalote iba a ser invencible debido a su capacidad de adaptación.

-Haciendo balance, ¿qué han aprendido en este tiempo?

-Mucho. Todo resultará muy útil para otro tipo de actuaciones que haya que diseñar si surgen otros problemas.

-¿Cuál ha sido la parte positiva y la negativa de la experiencia?

-Lo positivo es que hemos podido evitar el daño, porque habría podido causar unos datos económicos y medioambientales tremendos. Lo negativo fue el ambiente derrotista que se vivió al principio, cuando teníamos las reuniones y todo el mundo salía hecho polvo, pensando que no se podría conseguir. Yo siempre preferí esperar acontecimientos. Cuando el camalote ya estaba descontrolado, iniciamos un expediente por emergencia que ha sido el más rápido que he visto tramitar en mi vida. A ello contribuyó también la gran alarma que el tema había generado. Aunque fue excesiva, tampoco vino mal en ese aspecto.

-¿Cuáles fueron las claves para controlar el camalote?

-Creo que fueron muy importantes las barreras de contención que diseñamos a partir de un modelo que ya existía, y que se utilizó en el vertido del 'Prestige'. Las modificamos un poco y nos sirvieron para ir cercando la planta y evitar su extensión, y ahora sirven para detectar si existen nuevos brotes. Con ellas aprovechamos la única ventaja que tiene el camalote, y es que flota. Por eso también cerramos los desagües de la presa de Montijo y cambiamos los tipos de rejillas de todos los canales para evitar que pudiera entrar por ellas.

-Supongo que este método habrá despertado interés en otras zonas afectadas por la plaga.

-Es la primera vez que se realiza una operación como ésta en España, ni contra el camalote ni contra cualquier otra planta. Lo que sí puedo decir es que los informes que realizamos al principio, y que enviamos a todas las confederaciones, evitaron que en el Tajo se sufriera un problema similar, ya que estaban sobreaviso y actuaron en cuanto detectaron los primeros brotes.

-¿También apareció en el Tajo?

-Sí, fue en el 2005. Pero todo fue muy rápido, porque lo sacaron en cuanto lo vieron, y pusieron más vigilancia. Si no les hubiéramos avisado, el Tajo también sufriría ahora el problema. A nosotros se nos criticó mucho por haber permitido que el camalote hubiera crecido tanto, pero es que nadie podía imaginar que esta planta pudiera sobrevivir a un invierno en Extremadura, ya que se trata de una especie amazónica. Pero los brotes que sobrevivieron, debido a que no hizo demasiado frío, se aclimataron a las nuevas circunstancias, al igual que hacen los virus.

Diario Hoy

Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo


Otros artículos
6/10/2014 13:19:00 - Los pescadores mantienen limpio el tramo urbano del río Riosa
6/10/2014 13:17:43 - DGA repuebla por primera vez con truchas autóctonas el río Guadalaviar
6/10/2014 13:16:47 - Una pesca de 10 toneladas de basura
6/10/2014 13:10:29 - app para evaluar el estado ecológico de un río
20/8/2014 9:37:31 - Colectivos de pescadores piden más vigilancia en los ríos para acotar el furtivismo del salmón